Historia del Brunch

| On
septiembre 05, 2012

¡Mi primer Brunch! Creo que ha entrado directo al TopTen de mis comidas favoritas. Primero os cuento un poco de historia y luego ya os comento cómo se hace y de qué se compone.



El Brunch, para los que todavía no lo sepan es una mezcla entre 'Breakfast' (desayuno en inglés) y 'Lunch' (almuerzo en inglés).  Y por ello se sirve entre las 11:00 y las 14:00.
No hace falta indagar mucho para saber que el Brunch surgió en allá por finales del siglo XIX, cuando los británicos lo exportaron a Nueva York. Se puso de moda y empezó a expandirse la idea de que para ser 'cool' tenias que hacer brunch los fines de semana:

‘To be fashionable nowadays, we must brunch: para estar a la moda, debemos brunchear’
1896 el semanario británico Punch.

Pues nada más lejos de la realidad, el brunch se hizo para las resacas. Para aquellos que habían salido la noche anterior y por supuesto no querían madrugar para desayunar y no tenían el cuerpo para engullir una gran comida de domingo. Por ello, en casi todas la variedades de brunch, hay alguna bebida de mezcla de zumo y alcohol. Cultura popular: 'Vámonos de cañas, que es lo mejor para la resaca'.

El típico Brunch Neoyorkino: Huevos Benedictine (Huevos escalfados, sobre una tostada con bacon y salsa holandesa por encima), salchichas y para beber un Bloody Mary.

El brunch se ha extendido tanto que ya en España hay muchos sitios donde los domingos tienen la especialidad de Brunch. Aunque eso si, a la española, como todo. Con sus churros, sus carajillos, incluso sus torrijas. Un poco más lejos, el Brunch ha llegado a China, donde los restaurantes alli, lo que hacen es una especie de buffet de Dim Sum, pero lo llaman Brunch. (Adoro los Dim Sum!!)

Ahora ya, os cuento el sabrosiiimo Brunch que me hizo mi amiga Águeda. Ella me preparó el brunch que tomaba cuando estaba en USA. Por supuesto, un domingo por la mañana a las 12, lo único que nos faltaba era la resaca, pero todo se puede mejorar:

  • Bacon frito, si, comida de gordas, pero que rico por Dios!!! hay que dejarlo que esté supercrujiente. Los huevos, huevos revueltos con un poco de sal y pimienta, al gusto.


  • Mimosas. Me he hecho fan de las Mimosas. Algo tan fácil como un cuarto de vaso de Cava/Champan y el resto de zumo de naranja. Increíble. 


  • Tortitas (2 huevos, una taza de harina y otra de leche), le quedaron perfectas, yo por más que lo intento, las tortitas todavía no les he cogido el punto. Tostadas de pan, café, leche y mermelada para las tortitas.
He de decir que nos sobró brunch porque quisimos, pero estaba como para no haber dejado ni una miguita!



Instead of England's early Sunday dinner, a postchurch ordeal of heavy meats and savory pies, why not a new meal, served around noon, that starts with tea or coffee, marmalade and other breakfast fixtures before moving along to the heavier fare? By eliminating the need to get up early on Sunday, brunch would make life brighter for Saturday-night carousers. It would promote human happiness in other ways as well. Brunch is cheerful, sociable and inciting. It is talk-compelling. It puts you in a good temper, it makes you satisfied with yourself and your fellow beings, it sweeps away the worries and cobwebs of the week.- Guy Beringer, "Brunch: A Plea," Hunter's Weekly, 1895

 ¡Qué aproveche! Smacznego! Bon appétit! Enjoy it!