Tortitas polacas de patata (Placki ziemniaczane)

| On
junio 04, 2015

Hacía mucho tiempo que quería hacer esta receta, en la época que viví en Polonia las comí pocas veces, pero me encantaban. Aunque pueda parecer que es como una tortilla de patatas, la verdad que no tiene nada que ver. Se suele comer con Sour Cream, pero no hay forma de encontrar esa salsa en Madrid. Es una forma de probar un plato polaco sin arriesgar mucho en sabor ni tiempo ni tener que comprar ingredientes raros y además es algo que le encanta a los niños. 

La receta la he sacado de este blog de recetas polacas en español, las explica muy bien y hay mucha variedad, os animo a que le echéis un vistazo.


INGREDIENTES (para 6 tortitas):
  • 2 patatas medianas ó 3 pequeñas
  • 1/2 cebolla
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de harina
  • Sal y pimienta

Se ralla la cebolla y se mezcla con el huevo. Yo como ayer andaba un poco mal de tiempo, simplemente cogí un poco de cebolla cortada congelada (gran invento del Mercadona) y la mezcle con el huevo (cuidado que el huevo tambien se cuaja con el frio, asi que es posible que sea mejor esperar a la patata).



En la receta original hay que rallar la patata con la parte del rallador que te la deje más fina, pero no se por qué a mi me gusta más en este estilo. 


Lo mezclas todo con sal, un poco de pimienta y una cucharada de harina. 


En las recetas que he visto por Internet hasta aquí es la receta origina, pero cuando yo cenaba con mis amigos polacos estas tortitas admiten cualquier tipo de ingrediente extra, desde pimiento verde picado, setas picadas, queso, pepino, salchichas, embutido... en este caso yo tenia unas lonchas de pavo en la nevera, las piqué y se lo añadí. 


Una vez mezclado bien todo, con una cuchara lo vamos echando al aceite medio-fuerte (mi vitro tiene 6 niveles y lo puse al 4 y medio).


 


Una vez que están tostadas por un lado, se les da la vuelta fácilmente. Recomiendo que una vez sacadas de la sartén, ponerlas unos segundos sobre un papel de cocina para que absorba el aceite que sobra, pero no mucho tiempo, que sino se quedan blandas y lo rico es que tenga el borde crujiente.


 ¡Qué aproveche! Smacznego! Bon appétit! Enjoy it!